Riojarchivo

 

Título: La hermana cautiva VI
Clasificación: Romancero
Localidad: Ausejo
Informante: Araceli Espinosa López (15-11-1921)
Recopilador: Javier Asensio García
Lugar y fecha de recogida: Ausejo, 18 de julio de 2001
Catalogación: IGRH 0169

 

El día de los torneos      pasé por la morería
y vi lavando a una mora      al pie de una fuentecilla.
–Retírate, mora linda,      retírate, mora bella
que va a beber mi caballo      de este agua cristalina.
–No soy mora, caballero,      que soy cristiana cautiva
me cautivaron los moros      desde niña chiquitina.
De los brazos de mi padre      los moros me arrebataron
de los brazos de mi padre      los moros se me llevaron.
–Si quieres venir conmigo      aquí en mi caballería.
–Y los pañuelos que lavo,      ¿dónde se me secarían?
–Los de seda y los de holanda      aquí en mi caballería
y los que no valen nada      por la corriente se tiran.
–Y mi honra, caballero,      ¿en dónde la dejaría?
–Aquí en la cruz de mi espada      que en mi pecho va oprimida–.
Ya andaron montes y valles      sin hablar ni una palabra
ya llegaron a un senda      la morita suspiraba.
–No suspires, mora linda,      no suspires, mora bella.
–¡Cómo no he de suspirar      si aquí mis padres vivían!–.
–Padres, me bajen a abrir      me abran puertas y balcones
que en vez de traer a una mora      traigo aquí a una hermana mía–.

“Hemos hecho comedias, que era una comedianta yo, y me ponía como que lavaba y la otra hacía de todo, de caballero. De muchachas, haciendo comedias”.

El estudio de las «comedias» como medio de transmisión y recreación del romancero es tarea que todavía está por hacer. Parece ser que la teatralización del romance salía de una manera espontánea entre los niños, especialmente entre las chicas de muchos pueblos de nuestro entorno. Así nos lo han contado en Azofra, Neila, Bañares y la propia señora Araceli de Ausejo. Don Manuel de Lecuona observó en Calahorra a un grupo de niñas representando la canción narrativa de Muerta en el baile o Un desdén castigado y escribió al respecto un artículo en la revista Berceo.

Bibliografía: