Riojarchivo

 

Título: Las golondrinas le quitaron a Cristo las espinas
Clasificación: Cuentos
Localidad: Brieva de Cameros
Informante: Juanita Somalo Parra (27-12-1921)
Recopiladores: Javier Asensio García y Cristina González Celada
Lugar y fecha de recogida: Logroño, 4 de abril de 2018
Catalogación: Aarne-Thompson 1735A

 

Las golondrinas son los pájaros sagrados por antonomasia, no se las puede matar porque cuando Cristo estaba en la cruz se acercaron a quitarle las espinas de la corona. Se mancharon la cara con sangre de Nuestro Señor y guardan todavía la mancha como un emblema de su alianza con el Hijo de Dios.

El abuelo de Juanita llegó aún más lejos: nunca puso cristal a una ventana rota por la que entraban las golondrinas a hacer el nido en su casa de Baños de Río Tobía.

 

 

“En Alemania llaman a las golondrinas los pájaros de la Virgen, san Francisco las llamaba sus hermanas y en el Oberinnthal se cree que ayudaron a Dios a edificar el cielo. En Alemania, como en Italia, las golondrinas son consideradas pájaros de excelente augurio, es un pecado mortal matarlas o destruir sus nidos. En Alemania y en Hungría, si alguien destruye un nido de golondrina, su vaca, dicen, no dará más leche, o estará mezclada con sangre. Por eso es bueno dejar siempre abierta una ventana, porque si una golondrina entra en la casa, trae consigo toda clase de felicidad, se cree, asimismo, que los huéspedes traen felicidad a una casa, y esta idea, tan bella y tan honorable para el género humano, es uno de los signos más evidentes de la sociabilidad del hombre.”

(Angelo de Gubernatis, Mitología zoológica. Las leyendas de animales. Los animales del aire, Ed. Olañeta, Palma de Mallorca, 2002, reedición de un libro del siglo XIX, página 57.