Riojarchivo

citas con hombres islandeses  

Vila do Conde Título: Burlas devueltas por los pastores VII
Clasificación: Cuentos
Localidad: Rabanera de Cameros
Informantes: Félix (30-1-1922) y Miguel Olmos Olmos (29-9-1932)
Recopiladores: Javier Asensio García, Helena Ortiz Viana
Lugar y fecha de grabación: Rabanera de Cameros, 9 de junio de 2013
Catalogación: AT 921 + 921D, El rey y el hijo del campesino + Las respuestas ingeniosas; CCH 921D Las respuestas ingeniosas.

Emiliano Zapata  

heavily -Oye, majo, ¿cuáles comen más, las blancas o las negras?
-Las blancas y las negras llevan la merienda junta
y un cuerno de punta
para joder al que pregunta.
-No siento el dicho
sino el tonto que me lo ha dicho.
-No siento el descaro
sino la cara de idiota que te ha quedado.
-Debajo del sobaco llevo una nuez
y si eres hijo de puta responde otra vez.

Este cuento es rematado por un diálogo a modo de pullas entre los dos protagonistas. Desde la antigüedad grecorromana ha sido muy del uso pastoril rivalizar con diálogos envenenados, véase la obra recopilatoria Poesía Latina Pastoril, de Caza y Pesca, Ed. Gredos, Biblioteca Clásica, Madrid, 1984.

La temática pastoril abundó en las novelas de los siglos XVI y XVII. En ellas, además de presentar una imagen bucólica de la vida del pastor -bastante alejada de sus penurias-, se deja transmitir alguna costumbre como lo fue el “lanzarse las pullas”. En la égloga Ynterlocutoria, Graciosa y por Jentil Estilo de Diego de Ávila, dos pastores se pelean y rivalizan echándose las pullas, enzarzándose en una graciosa discusión que no difiere mucho a la que recuerdan Félix y Miguel.

Felipe II prohibió la costumbre de echar las pullas en su Real Pragmática de 15 de julio de 1564:

“que ninguna persona sea osada a decir ni cantar de noche ni de día por las calles, ni plazas ni caminos, ningunas palabras sucias ni deshonestas, que comúnmente llaman pullas, ni otros cantares que sean sucios ni deshonestos, so pena de cien azotes, y desterrado un año de la ciudad, villa o lugar donde fuere condenado”.

(Antonio Luis Morán Saus, José Manuel García Lagos y Emigdio Cano Gómez, Cancionero de estudiantes de la tuna: el cantar estudiantil de la Edad Media al siglo XX, Ediciones de la Universidad de Salamanca, 2003, página 27).