Riojarchivo

 

correspondingly Título: El Conde Niño V
Clasificación: Romancero
Localidad: Villarroya
Informante: Consuelo Jiménez Galán (28-8-1928)
Recopilador: Javier Asensio García
Lugar y fecha de grabación: Villarroya Montellano, 5 de septiembre de 1999
Catalogación: IGRH 0049
OTIT: Amor que vence a la muerte; Amor más poderoso que la muerte.
CONT: La enamorada de un muerto (IGRH: 0502)

site rencontre sur fontenay-sous-bois  

http://saberatours.fr/?zorivnebi=site-rencontre-ado-quebec&63c=a8 Marcelino madrugaba     la mañana de San Juan
a dar agua a su caballo     a las orillas del mar
la hija del rey y la reina     salían a pasear.
–Mira, hija, qué bien canta,     la serenita en la mar.
–Madre, no es la serenilla,     ni tampoco el serenar
que es el conde Marcelino     que a mí me viene a buscar.
–Si lo supiera de cierto     lo mandaría matar.
–Si usté lo manda matar     mándeme usted a enterrar–.
Manda guardias al castillo     y bombas a la ciudad
y al rey conde Marcelino     de puñaladas le dan.
A eso de los ocho días     la hija del rey mala está
y a eso de los nueve días     la llevaban a enterrar.
él, como era rey conde,     lo entierran en pie de altar
ella, como hija de reina,     un poquito más atrás.
De ella salió una naranja     de él un rico naranjal
todos los viernes del año     lo tenían que regar
para dos que se dejaron     se lo han dejado secar.
De allá salió una paloma     de allá un rico gavilán
todos los viernes del año     a la mesa del rey va
la reina, por envidiosa,     lo ha mandado matar
por las tapias del castillo     lo ha mandado tirar.
De allá salió una ermita     de allá un rico pie de altar
donde los ciegos y mancos     todos van allí a curar
la reina, por su desgracia,     de un ojito mala está.
–Ermita, si tú me curas     te mandaría adorar
pero como no me cures     te mandaré derribar.
–Si de un ojito está ciega     de los dos a recegar
para dos que se quisieron     no los dejaste gozar–.

radio melodia namoro Publicado en el libro de Javier Asensio García, Romancero general de La Rioja, Piedra de Rayo, Logroño, 2008.