Riojarchivo

Nanam  

mujeres solteras en cuenca ecuador Título: La boda estorbada IX
Clasificación: Romancero
Localidad: Lagunilla de Jubera
Informante: Victoria Benito Ruiz (2-3-1942)
Recopiladores: Helena Ortiz Viana y Javier Asensio García
Lugar y fecha de recogida: Logroño, 17 de junio de 2016
Catalogación: IGRH 0110
OTIT: La condesita

arco

citas web con normas apa La noche de Nochebuena     y el día de Navidad,
el conde y la condesa     a misa del gallo van
y a la salida de misa     los buenos días se dan:
–Buenos días, mi condesa,     ¿qué tienes que triste estás?
–¡Como no voy a estar triste     si me han dicho que te vas
siete años para la guerra     y que ya no volverás!
–Si a los siete años no vuelvo,     tú ya te podrás casar
con el más rico mancebo     que en Sevilla coma pan–.
Ya se han pasado los siete     y para los ocho van,
le dice el padre a la hija:     –Hija, ¿no te casas ya?
–No me quiero casar, padre,     ni me apresa voluntad
que mi corazón acierta     que el conde iré a encontrar.
–Doncellas por los caminos,     hija, me parece mal.
–Vestida de peregrina     nadie me conocerá–.
Y al llegar a una pradera     caballos pastando están.
–¿De quién son estos caballos,     de quién son, de quién serán?
–Del conde Laro, señora,     mañana se va a casar,
ya matadas las gallinas,     y amasadito ya el pan.
–Si haría usted el favor     de llevarme hasta el mimbral.
–No, señora, no, señora,     los caballos se me irán
y en el año que los traigan     no los voy a poder pagar.
–Debajo de esta capa     llevo bastante caudal
para pagar los caballos,     los caballos y algo más–.
La ha cogido de la mano,     la ha llevado hasta el mimbral
y ella como era de casa     ha subido sin llamar,
en la primera escalera     con él se vino a encontrar:
–Buenos días tenga, conde,     buenos días tenga, real,
una limosnita, conde,     una limosnita real.
–¿Dónde es la peregrinita     que tan desahogada está?,
si eres de lejanas tierras     traerás mucho que contar.
–Pues soy de lejanas tierras,     traigo mucho que contar,
soy la mujer de un conde,     hija de un capitán–.
Y al decir estas palabras     desmayado cayó allá,
las doncellas que allá había     empiezan a murmurar.
–Doncellitas, doncellitas,     no me murmuréis ya más
que el mal que mi conde tiene     yo se lo puedo curar
con cuatro besos y abrazos     mi conde curado está.
Levántate, conde Laro,     si te quieres levantar
que estos son los labios dulces     que te solían besar,
levántate, conde Laro,     si te quieres levantar
que estos son los ojos negros     que te solían mirar.
–Doncellitas, doncellitas,     las que coméis de mi pan,
coger la peregrinita,     llevádmela a pasear
por delante de la otra     y ella os preguntará:
–¿Quién es esta peregrina     que tan desahogada está?
–La mujer del conde Laro     que le ha venido a buscar.
–Quédate con el sembrado,     tuya era la heredad–.

Valiosa versión de esta magnífica romancista que es Victoria Benito, conocedora de un elevado número de romances, algunos no aparecidos en La Rioja hasta que se los oimos cantar o recitar. Esta Boda estorbada destaca por ser completa y por estar cantada con mucha frescura. El arte musical que acompaña a los textos romancísticos se renueva en labios de personas como Victoria que se recrean con un gusto exquisito en el canto.
En la zona central de La Rioja, desde el Najerilla hasta el Jubera, aparecen las versiones cuyo comienzo hace referencia a la Nochebuena y la Navidad. Son versiones arcaicas de este romance que muy presumiblemente -como hemos podido comprobar en más de una ocasión- eran cantadas en tiempo de Navidad.


Bibliografía:

  • Javier Asensio García, Romancero general de La Rioja, Piedra de Rayo, Logroño, 2008.