Riojarchivo

 

http://conundroom.es/?klimaks=fuensalida-conocer-gente-gratis&dc7=be Título: La boda estorbada VII
Clasificación: Romancero
Localidad: Grañón
Informante: Carmen Soto Grañón (16-7-1912), La Sota
Recopilador: Javier Asensio García
Lugar y fecha de grabación: Grañón, 21 de junio de 2000
Catalogación: IGRH 0110
OTIT: La Condesita

Gangolli  

santo stefano quisquina donna cerca uomo annunci Don Belardo ya se marcha     don Belardo ya se va
a cumplir los siete años     que (y)a no le restan más.
–Si a los siete años no vuelvo,     princesa, te casarás.
–Ni a los siete ni a los ocho     yo me tengo de casar–.
Ya se pasan los siete años     y para los ocho van
un día estando comiendo     la pregunta su papá:
–¿Cómo no te casas, hija,     cómo no te casas ya?
–¡Cómo quiere que me case     si don Belardo vive (y)a!
écheme la bendición     que me le voy a buscar.
–La bendición ya la tienes     la de Dios la principal
ponte un vestido romero     y a buscarle vete ya.
–Padre, me haga usté un vestido,     padre, me haga usté un vestido
no le quiero ni de seda     ni tampoco paño fino
que le quiero de sayal     de eso que llaman torcido
yo me lo iré a buscar     por esos tristes caminos
por de día a las montañas     por de noche a los caminos–.
Andando una jornadita     con un pastor vino a dar.
–¿De quien son esos caballos     marcados por su señal?
–De don Belardo, señora,     don Belardo natural.
–Por Dios le pido, señor,     que me diga la verdad
si don Belardo se casa     o se trata de casar.
–Ya tiene las carnes muertas     y también cocido el pan.
–Por Dios le pido, señor,     que me diga dónde está.
–Eso no pueo hacer, señora,     los caballos se me irán.
–Se vayan que no se vayan     por mi cuenta correrán
tenga usted un millón de oro     y me diga dónde está.
–En aquel palacio alto     en el que relumbra más–.
Ya ha llamado a la puerta     ya ha bajado a responder.
Una limosna, le dice,     un ochavo que le da.
–¡Vaya, vaya, qué limosna,     un ochavo que me da!
en casa del ray, mi padre,     reales de a cuarto suelen dar.
No vengo por su limosna     ni tampoco por su pan
vengo por ese cuerpecito     tan airoso y tan galán.
–Ese cuerpo, romerita,     para otra salada está.
–En casa del ray, mi padre,     me diera de otro percal–.
La salada la dejara     a la romera cogiera.
–¿De dónde es la romerita     tan cortés en el hablar?
–De Napóles, señorito,     de Napóles natural.
–Sube, sube, romerita,     sube un rato a descansar
porque vendrás cansadita     de tanto camino andar.
–¿En qué conoce usté a su princesa     tan cortés en el hablar?
–En un lunar blanco y negro     que dentro (d)el pecho tendrá.
–El lunar ya lo he perdido     y la señal aquí está–.
Eso que ha oído Belardo     ya se ha caído p’hacia atrás
ni con agua ni con vino     se podía levantar
hasta que le dio la mano     su novia la principal.

Picsi Bibliografía:

  • Javier Asensio García, Romancero general de La Rioja, Piedra de Rayo, Logroño, 2008.