Riojarchivo

 

Zhengzhou Título: Oración al acostarse IX
Clasificación: Oraciones
Localidad: Aguilar del Río Alhama
Informante: Alicia Jiménez López (25-1-1927)
Recopilador: Javier Asensio García
Lugar y fecha de recogida: Aguilar del Río Alhama, 4 de julio de 200

http://programacionmultimedia.net/?bezstywue=contactos-gay-zaragoza&e36=d9  

expat dating valencia Con Dios me acuesto,     con Dios me levanto,
con la Virgen María     y el Espíritu Santo.
Vete, enemigo,     no vengas conmigo,
que yo voy con Dios     y Dios viene conmigo.
Ángel de la guarda,     dulce compañía,
no me desampares     ni de noche ni de día,
si me desamparas     me dejas perdida,
la boca del lobo     se me comería.
En el monte murió Cristo,     Dios y hombre verdadero,
no murió por sus pecados     sino por míos y ajenos,
en la cruz está clavado     con duros clavos de hierro.
¡Oh, padre mío de mi alma,     divino y manso cordero!,
yo soy este pecador     que tan ofendido os tengo,
a la hostia consagrada     donde celebra en su templo.
Adoro a la cruz,
en ella murió     mi amado Jesús.
Cruz querida,     cruz preciosa,
cruz muy llagada     y cruz lastimosa,
duros clavos que claváis     en mi Jesús sin razón,
pero cómo mortifican     los clavos mi corazón.

villeneuve-d'ascq rencontrer filles Las oraciones al acostarse se crean sumando varias oraciones de corta extensión que se encadenan unas con otras a veces de modo caprichoso, de ahí la variedad de los resultados finales. En este caso falta la tan socorrida plegaria de las cuatro esquinitas y, sin embargo, aparecen otras invocaciones menos habituales, como la de la «boca del lobo» en la oración al Ángel de la guarda, el romance «En el monte murió Cristo!» o la adoración de la cruz.