Riojarchivo

 

Ubauro Título: Pin pin zarramacatín
Clasificación: Monerías infantiles
Localidad: Cellorigo
Informantes: Gloria Fernández de Valderrama López de Silanes (19-1-1947) y Antonio Fernández de Valderrama Pérez de Mendiguren (24-06-1941)
Recopilador: Javier Asensio García
Lugar y fecha de grabación: Cellorigo, 28 de noviembre de 1999

ragazze 30 anni single  
Las viejas poesías sin sentido y hasta una oración muy antigua -la oración del peregrino- eran usadas por los niños y sus padres para un juego que es una rueda de pellizcos. Con todas las manos infantiles colocadas sobre una mesa, el padre, la madre o el mayor de los niños, empezaban a pellizcar rítmicamente mano por mano, en el sentido de las agujas del reloj:

tasselly Pin, pin, zarramacatín
cuchilleja San Martín.
San Martín está en la huerta
con su capillita puesta
esperando al redentor
que le diga la oración
la oración del peregrino
coge la bota y vete a por vino.
Cuatro pollitos
tiene mi abuela
que saben nadar
trascolar
dar la vuelta
a la redonda
ésta siga
y ésta esconda.

Purley En este momento, el niño en cuya mano ha caído el pellizco tiene que ponerla debajo de la mesa; y sigue el juego.

-¡Hala, María! saca la manita.
-–No, que me la ha comido el ratón
-–Algo te habrá dejado.
-–Los huesitos bien rumiados.
-–Sácala por bien.
-–¡Ahí la tienes por sartén!.

La mano vuelve a la mesa.

Frío, frío, caliente, caliente
debajo del puente.

Se trata de un sencillo juego tradicional que favorece el desarrollo psicomotriz del niño, la socialización y el pasar un rato divertido.