Riojarchivo

http://vancouvermedia.es/?maltoza=chicos-online-coupon-code&667=f1  

Albany Título: Bernal francés, una versión riojana y un paralelo sefardí
Clasificación: Romancero
Localidad: El Villar de Poyales
Informantes: Victoria (23-7-1932) y Mari Luz Fernández Ochoa (2-2-1938)
Recopiladores: Helena Ortiz Viana y Luis Ángel Bretón Toyas
Lugar y fecha de grabación: El Villar de Poyales, 7 de febrero de 2010
Catalogación: IGRH 0222

Águas Vermelhas  

Kundiān Varios estudiosos del romancero se han detenido en el devenir de este texto. Ramón Menéndez Pidal descubrió que Bernal Francés fue un personaje histórico. Juan Bautista de Avalle-Arce profundizó en la vida de este capitán del ejército de Enrique IV y de los Reyes Católicos que participó en la toma de Granada y a quien recompensaron con un terreno en Setenil (Cádiz) “en que puedan caber y apacentarse e erbajar e pastar quatro mil cabeças de ganado obejuno”. La fama de conquistador de corazones femeninos debió extenderse aún más veloz que sus hechos de armas, tanto es así que si el romance ha pervivido durante más de quinientos años lo ha sido por esta segunda faceta, ninguna otra noticia quedó en la tradición oral del aguerrido capitán que luchó brazo con brazo en la conquista de Granada.

Desde el punto de vista poético, Bernal Francés es una de las joyas más pulidas del romancero hispano. Comienza in media res; de bruces nos hallamos con una pregunta inquietante: –¿Quién es aquel caballero que en la puerta llama abrir? Transcurrida una buena tirada de versos descubrimos que la pregunta retórica la formula una mujer adúltera que quiere asegurarse de que quien llega a su casa no es su marido sino ese amante francés que la frecuenta con asiduidad.

Se trata de un romance de difícil hallazgo en la tradición moderna. En La Rioja tenemos la suerte de haber encontrado varias versiones, de gran nivel poético y musical. El rodar del romance ha convertido al capitán francés en “don Francisco” y en el caso de esta versión de El Villar de Poyales en “don Lorenzo”.

Un ingrediente más convierte a esta versión riojana en una reliquia de la tradición oral: el viejo estribillo ladilirana, ladalarí se debió adherir al romance hace siglos: Góngora, Cervantes y Lope de Vega se hacen eco de que los gitanos españoles del siglo XVII tenían como fórmula favorita, repetida en varias canciones, los versos “a la dana dina, a la dina dana”.

Un hecho que parece anecdótico confiere a esta versión de El Villar de Poyales gran singularidad. La abuela Isabel, de quien mucho aprendieron sus nietas Victoria y Mari Luz, tenía reservado para este romance un acompañamiento sencillo. Nos cuentan que: “Esto lo cantaba mi abuela Isabel, en la cocina de casa, cuando llegaba a ladilirana, ladalarí decía ‘ahora con solfa y todo pa que te jodas’ y entonces lo cantaba dando golpes con el puño encima de la mesa”. El marido de Isabel, a veces molesto por el golpeteo le decía a su mujer que le dolía la cabeza. Ella le respondía:

Si te duele la cabeza
a mí me duelen los pies
si lo haces porque no cante
aldrede lo tengo hacer.

El Villar de Poyales. Mari Luz (70 años) y Victoria Fernández Ochoa (75 años). Recogido en Enciso por Javier Asensio García el 12 de marzo de 2008. Música registrada.

–¿Quién es aquel caballero, ladilirana     que en la puerta llama abrir?, ladalarí.
es el conde don Lorenzo     que viene en busca de mí–.
Bajéle a abrir la puerta     y ha matadito el candil
me lo cogí de la mano     p’arriba me lo subí
sentéle en sillita de oro     forrada de carmesí.
Démosle bien de cenar     acostémoslo con mí.
A eso de la media noche     aún no se había vuelto a mí.
–¿Qué tienes, mi don Lorenzo,     qué tienes, triste de ti?
o te han cautivao los moros     o te han puesto mal de mí.
–Ni me han cautivao los moros     ni me han puesto mal de ti
sólo siento tu marido     si viene y nos coge aquí.
–Mi marido está en la guerra     más de cien leguas de aquí
yo le mandaré una carta     con el conde don Martín
que lo echen a una galera     que no lo dejen venir.
–¡Qué dices, perra malvada,     qué dices, triste de ti!
si yo soy el tu marido     que vengo en busca de ti
pendientes de oro te traigo     con ellos has de morir
te traigo una gargantilla     con ella has de morir.
Llamarás a padre y madre     que se despidan de ti
llamarás al señor cura     que diga misas por ti
llamarás a tus hermanos     que te entierren en San Gil–.

Publicado en Javier Asensio García, Romancero general de La Rioja, Piedra de Rayo, Logroño, 2008. En los discos que acompañan al libro se incluyen dos versiones cantadas del romance: una de Bañares y otra de Muro de Aguas.

 

En Turquía, en la otra esquina del Mediterráneo, la evolución romancística nos trae un paralelo curioso. Berta Bienvenida Aguado-Mushabak, una judía sefardí nacida en Chanakalé, recuerda, junto a la lengua de sus antepasados, varios romances y kantikas que canta con esas cadencias orientales fruto de los siglos de presencia de los judíos españoles en los países del antiguo imperio otomano. Al viejo romance de Bernal Francés se le ha adherido un estribillo que dice “vai vai” y que no duda en recrear dando palmas y golpeando la mesa. Aunque es evidente que ambas versiones tienen un antepasado común, no cabe pensar lo mismo del golpeteo sobre la mesa, salvo los caprichos de la deriva romancística y el hecho de que, al menos, en la tradición peninsular, Bernal Francés haya tenido querencia a ser recreado con estribillos:

–Qu’ amanezca la mañana, vai vai,      –Vos cortaré un buen vistir,
vos cortaré gargantera      que akiseie al vistir–.
Oyó un baque en la puerta,      –¿quén es que bate aquí?
–Yo soy, yo, el piligrino,      el que uso a vinir–.
Tomó candil d’oro en mano,      juntos se fueron a dormir.
Abrióle la media puerta      y la media por abrir.
Tomóse mano con mano,      juntos se fueron a dormir.

Grabado por Susana Weich-Shahak en una clase de la Universidad de Bar Ilam (Israel), el 31 de marzo de 2004.

Glosario:

Akiseie. Del verbo turco akismak: conjuntar o quedar bien.

La «gargantera» sería la marca de sangre que el marido disfrazado dejará en la garganta de su mujer adúltera, como un collar rojo conjuntado con el color del vestido.

Agradecimientos:

A la doctora Susana Weich-Shahak, profesora en las universidades de Tel Aviv, Bar Ilan y Haifa, que nos ha cedido amablemente el vídeo de Berta Bienvenida Aguado.

Discografía:

Cancionero sefardí de Turquía. Repertorio de Bienvenida Aguado-Mushabak. Colección La tradición musical en España. Vol. 33. WKPD-2085. Investigación y realización: Susana Weich–Shahak. Tecnosaga. Madrid. 2001.

Bibliografía:

  • José Manuel Fraile Gil. “Bernal Francés y un estribillo gitano”. En Revista de Folklore. Obra Social y Cultural de Caja España. Valladolid. 2001. Tomo 21b. Nº 249. Páginas 75-78.
  • Juan Bautista de Avalle-Arce. Bernal Francés y su romance. Barcelona. Imprenta Universitaria. 1966.
  • María Teresa Ruiz. “Bernal Francés: romance de adulterio fallido”. En Acta Poetica 26 (1-2). Universidad Nacional Autónoma de México. 2005.