Riojarchivo

rencontres sciences et humanisme 2021  

Umarkhed Título: El chulalai de Páganos
Clasificación: Bailes
Localidad: Páganos (Rioja Alavesa)
Informantes: Vecinos y asistentes a la fiesta. Santiago Viñegra García de Olano (1-5-1930)
Lugar y fecha de grabación: Páganos, 5 de febrero de 2011
Recopiladores: Helena Ortiz Viana, Javier Asensio García y Julián Tomás Las Heras

Kassala  

paray-le-monial rencontre femme célibataire Las fiestas de San Blas son muy celebradas en Páganos, una pequeña aldea hoy dependiente de Laguardia, a donde bajan estos, como dice la copla, «a celebrar la función». Antiguamente también acudían los vecinos de otros pueblos cercanos como Leza, Navaridas y El Villar. El eje de la fiesta es el baile del chulalai, un corro inmemorial: «Esto -dicen los mayores del lugar- viene de antiguo, vete a saber los años que tiene, yo recuerdo haberlo bailado cuando la plaza era un barrizal». Se trata de un corro antiguo y tradicional.

En la actualidad lo interpreta la banda de música contratada para las fiestas. En otros tiempos eran los gaiteros de Laguardia o los de Villabuena. Cabe suponer que en su origen era un corro cantado en el que quizás no fuera necesario ningún acompañamiento musical. Las viejas letrillas se mantienen.

El nombre de chulalai está originado en la letra del estribillo y muy probablemente esté en relación con el nombre de «chulo» que coincide en ritmo binario con el baile llamado «agudo». En algunas localidades riojanas el «chulo» es lo mismo que baile al agudo.

El baile se divide en tres partes: las vueltas o el corro; las piernas, en movimiento hacia delante y atrás; y los culetones. Las culadas coinciden con un pasaje musical que tiene esta letrilla:

Yo soy la viudita, la más bonita
quiero casarme y no tengo con quien
ni contigo, ni contigo,
sólo contigo porque eres mi bien.

Según recogió José Antonio Quijera, «En el pasado era costumbre que un hombre se colocara en el centro del gran corro para ir dando de beber a cada bailarín y bailarina un vaso de vino que guardaba en una jarra.»

Ya bajan los de Laguardia
a celebrar la función
para que los paganeses
se metan en un rincón.

Chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai
chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai.

La tarara vende vino
la tarara vende pan
la tarara el aguardiente,
la tarara el mazapán.

Chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai…

Navaridas para brujas
Páganos para ladrones
Laguardia pa buenos mozos
y Elvillar pa borrachones.

Chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai…

El día que te quisí
y tu madre lo supió
aquella demonio vieja
todo lo descompusió.

Chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai…

El cura de Páganos
cuánto nos quiere
que nos lleva confites
al miserere.

Chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai…

Navaridas se quema,
Páganos llora
las mozas de Laguardia
se ríen solas.

Chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai…

¡Ay, que se anega la barca,
ay, que la barca se anega,
ay, que se anega la barca
y el barquerito con ella!

Si no tienes corbata
para el domingo
ponte los cabezales
del macho pingo.

Chulalai, chulalai, chula, chula, chulalai…

Yo soy la viudita la más bonita
quiero casarme y no tengo con quien
ni contigo, ni contigo,
sólo contigo porque eres mi bien.

El cura de Páganos y el de Bargota
y el de Bargota y el de Bargota
se juegan los calzones a la pelota
a la pelota, a la pelota.

Como sé que te gusta
el arroz con leche
por debajo la puerta
te echo un ladrillo.

¡Ay, que se anega la barca,
ay, que la barca se anega,
ay, que se anega la barca
y el barquerito con ella!

Bibliografía:

José Antonio Quijera Pérez, Danzas tradicionales de La Rioja, IER, Logroño, 1992. Página 240.