Riojarchivo

 

secret tarot pendu Título: La doncella guerrera V
Clasificación: Romancero
Localidad: Villamediana de Iregua
Informante: Ovidia Luezas Lapuente (30-6-1920)
Recopilador: Helena Ortiz Viana y Javier Asensio García
Lugar y fecha de recogida: Logroño, 16 de julio de 2001
Catalogación: IGRH 0231

Jega  

http://www.sicurezzagiustiziaelegalita.it/30-cat/dating_18.html Hoy las hojas echan flores      hoy las hojas echan flor,
ha mandado el rey de España      manden echar un pregón
tos los condes y marqueses      tengan un hijo varón.
El conde que ha oído eso      a su mujer maldijo:
–De siete hijos que has tenido      ninguno ha sido varón–.
Una idea a la pequeña      lo que no hizo la mayor:
–No maldigas a mi madre      no la maldigas, no, no
que si no ha tenido hijos      porque Dios no se los dio.
–Padre, prepare un caballo      que a la guerra me iré yo.
–No vayas, hija, no vayas,      que te van a conocer
tienes el pelo muy largo      y verán que eres mujer.
–El pelo me lo corto, padre,      si no me lo corta usted
con el pelo bien cortado      un varón pareceré.
–No vayas, hija, no vayas      que te van a conocer
tienes el pecho abultado      y dirán que eres mujer.
–Con las correas bien prietas      mi pecho se abajará.
–No vayas, hija, no vayas      que te van a conocer
das los pasitos muy cortos      y verán que eres mujer.
–Saltando ríos y montes      mis pasos se alargarán.
–No vayas, hija, no vayas      que te llevan a Melilla
–A Melilla yo he de ir      aunque allí pierda la vida
antes de marcharme, padre,      échame la bendición.
–Te llamarás Olivero      hijo del conde mayor–.
Al montar a caballo      la espada se le cayó
y al decir maldita seas      en el pie se la clavó.
La reina que se ha enterado      a palacio lo llevó
y con chinitas y arena      el piecito le curó.
Siete años peleando      y nadie la conoció
hasta que el hijo del rey      de ella se enamoró.
–Vengo loco, vengo madre,      vengo loquito de amor
que los ojos de Olivero      de mujer natural son.
–Si los ojos de Olivero      son de mujer natural
convídala, hijo mío,      esta tarde a pasear
si es mujer como tú dices      a pasear se negará.
–Te convido, Olivero,      esta tarde a pasear.
–Así lo haré, caballero,      con mi buena voluntad–.
–Amores me matan, madre,      amores me han de matar
que los ojos de Olivero      son de mujer natural.
–Si los ojos de Olivero      son de mujer natural
convídala, hijo mío,      esta tarde a cenar
si es mujer, como tú dices,      a lo magro se’hae tirar.
–Te convido, Olivero,      esta tarde a cenar
–Así lo haré, caballero,      con mi buena voluntad–.
Olivero, como no es tonto,      a los huesos se tiró.
–Vengo loco, vengo madre,      vengo loquito de amor
que los ojos de Olivero      de mujer natural son.
–Si los ojos de Olivero      son de mujer natural
convídala, hijo mío,      esta noche a acostar
si es mujer como tú dices      a acostar se negará.
–Te convido, Olivero,      esta noche a acostar.
–Así lo haré, caballero,      con mi buena voluntad–.
A eso de media noche      el hijo del rey la fue a tocar.
–¿Por qué me vas a tocar      si soy varón como tal?
–Vengo loco, vengo madre,      vengo loquito de amor
que los ojos de Olivero      de mujer natural son.
–Si los ojos de Olivero      son de mujer natural
convídala, hijo mío,      esta tarde a bañar
si es mujer como tú dices      al agua no se’hae tirar.
–Te convido, Olivero,      esta tarde a bañar.
–Así lo haré, caballero,      con mi buena voluntad–.
Todos se tiran al agua      y Olivero echa a llorar
–¿Por qué lloras, Olivero,      que no te echas a nadar?
–He recibido noticias      que mi padre está muy mal
lo que pido es la licencia      para poderme marchar.
–La licencia no te doy      mis padres te la darán–.
–Buenos días tenga el rey      buenos días, majestad
vengo a pedirle licencia      para poderme marchar
que siete años le ha servido      esta condesita real
y ahora el hijo del rey      con ella se va a casar–.

La Mesa Magnífica versión de este romance en labios de la mejor romancista que hemos conocido en La Rioja, Ovidia Luezas Lapuente, natural de Villamediana de Iregua.