Riojarchivo

http://campingnavarrete.com/?samogonuyaparat=sitio-de-citas-argentina&cec=e7  

Pamplona Título: La hija maldiciente
Clasificación: Romancero
Localidad: Anguiano
Informante: Maura Hernáez Lombillo (19-12-1928)
Recopiladores: Javier Asensio García, Helena Ortiz Viana y Julián Tomás Lasheras
Lugar y fecha de grabación: Anguiano, 26 de mayo de 2013
Catalogación: IGRH 0360

http://argandia.com/?kastrylja=site-rencontre-medecins&1e6=0d  

Richfield Madre e hija están preñadas     las dos por el mismo tiempo
la madre parió a dos niños.     La hija con gran contento
parió una niña y muriese     se la llevó Dios al cielo
y entregársela a la Virgen     que ella os dará otra luego.
La madre, que ha oído eso,     a suplicarle va luego.
–Te vengo a suplicar, hija,     si has de criar hijo ajeno
críes a un hermano tuyo     yo a la cantidad me ofrezco.
–No tengo de criar, madre,     ni hermano ni deudor nuestro
sino antes tengo criar     al demonio del infierno.
–¿Estás tonta o estás loca     o es falta de entendimiento?
–Ni estoy tonta ni estoy loca     que a decir vengo a lo mismo–.
Una culebra muy grande     salió de sus aposentos
una culebra muy grande     se le ha rodeadito al pecho.
No se la pueden quitar     médicos ni cirujanos
ni curas de las iglesias     ni frailes de los conventos
no se la pueden quitar     si no le cortan el pecho.
Ya se lo iban a cortar     y bajó un ángel del cielo:
–Dejarla, necios, dejarla     que así al mundo dará ejemplo
siete años ha de criar     al demonio del infierno
metido en una cestilla     manteniéndolo en sus pechos–.

Del llamado romancero nuevo que se originó en los siglos del barroco y sobrevive en nuestros días con las características propias de la tradicionalidad nos llega este romance que podíamos clasificar como de castigos divinos y que se corresponde con una ideología que el antropólogo don Julio Caro Baroja definió como «las formas complejas de la vida religiosa».

Publicado en el libro de Javier Asensio García, Romancero general de La Rioja, Piedra de Rayo, Logroño, 2009.